04 junio 2007

Shorinji Kempo en Oloron

Organizado por la sección de Oloron en Francia, este sábado se ha impartido una clase especial con la presencia de los profesores Frank y Richard en la parte francesa y Eduardo y Kili, que siempre están dispuestos a derrochar su arte. GRACIAS A TODOS ELLOS!!!
El curso se ha dado en un pequeño dojo de la bonita ciudad de Oloron, y como siempre hemos recibido un trato exquisito por parte de nuestros amigos franceses. Pese a lo pequeño de las instalaciones, el espíritu ha sido enorme, lo que ha hecho que disfrutemos mucho de esta clase especial.
Tanto Sesnsei Frank como Sensei Richard son conscientes de la gran oportunidad que supone contar con las enseñanzas de Eduardo y Kili, y sus ganas de aprender (a pesar de su grado) les honran como kenshi al tiempo que a nosotros nos han transmitido muy buenas vibraciones.
En el aspecto del contenido, es de destacar la charla sobre filosofía que Edu impartió, en la que hizo hincapié en la importancia de ser humilde en la práctica y de trasladar nuestro comportamiento en el dojo a nuestra vida cotidiana. Una frase que se me grabó fue “Tengo que agradecer a mis alumnos que practiquen conmigo, porque de otra manera no podría enseñar Shorinji Kempo”; haciendo referencia a la máxima “la mitad para uno mismo, la mitad para los demás” y haciéndonos ver que nadie es mejor que otro por sus méritos, sino que todo lo que somos lo debemos a aquellos que lo hacen posible. El respeto se consigue respetando, el agradecimiento agradeciendo, …
Lo más interesante desde el punto de vista técnico fue un repaso por las técnicas de suelo que contempla el currículo de Shorinji Kempo. Son técnicas que se empiezan a aprender a partir de 1er Dan y que son raras de ver en cursos de manera agrupada. Kili nos dio una visión conjunta de las diferentes maneras de inmovilizar a un oponente, dependiendo de la postura en que éste queda en el suelo. Cómo darle la vuelta sin esfuerzo, y diversas inmovilizaciones: Sekoichiji Gatame, Kumo Garami, Tateichiji Gatame, Gyakute Gatame, y otras…

En resumen, un día muy cordial entre amigos en el que aprendimos muchas cosas y muy útiles, tanto en el plano técnico como en el filosófico.

Repetiremos experiencia este julio en Donosti. Esperamos veros por allí!!